Logo LPL
Usuario Clave | Celular:+54 2323 613620| Fax (02323)432150 | NEXTEL ID: 655*118 | lapaginadelujan@hotmail.com
EL “MURMULLO” ES EL IMPUESTO QUE COBRA LA “ENVIDIA” AL “MÉRITO”
Cartas de lectores : ¿HIJOS SIN LÍMITES, PADRES SIN LÍMITES? Por: Lic. Marina Tesone
4/10/2013 20:16:22

La mayoría de las consultas que llegan por los chicos es por problemas de aceptación de límites, muchas veces llegan derivados por la escuela a la que el niño o niña concurre o directamente por sus padres o tutores. El chico que no registra límites no es bien mirado por nadie, es mal considerado por pares, maestros y muchas veces también por su familia. Cuando no hay registro de la ley, del tope, lo primero que hay que evaluar es si esta dificultad en el registro tiene que ver con alguna cuestión de tipo orgánica, neurológica, etc. Cuando se descartan estas cuestiones lo que claramente tenemos que abordar es la cuestión familiar en relación a los límites. Los padres son quienes deben generar en los hijos el sentimiento de autonomía, pero esta potencia, muchas veces no es lograda ya que se corre al extremo del abandono o la sobreprotección. (leer más)

La ley parte del adulto, éste la sostiene, la enseña y la comparte con un hijo/a. Cuando ponemos reglas a todo sin ningún fundamento y donde todo tiene que ser hipervigilado es posible que los niños no puedan producir actos de autonomía que son necesarios en todas las etapas de la vida. Es fundamental que un niño pueda desde muy pequeño reconocer que las reglas están asociadas a su propia seguridad y protección y no asociarlo al maldito capricho de los padres. Cada mandato debe estar asociado a la autoprotección y la seguridad también de los demás. Cuando el chico busque transgredir reglas que lo protegían se va a dar cuenta por la experiencia que es indispensable y dejará de pensar que son “molestias” que los padres le ponen. Tanto el niño lleno de pautas como aquel que no tiene ninguna circula por un mundo peligroso y muchas veces se siente inútil para sortear cuestiones cotidianas. ¿Por qué no puede un niño ponerse un pantalón al revés? ¿Por qué no puede un niño romper un juguete? ¿Por qué no debe insultar a sus padres y maestros? Simplemente porque eso tiene consecuencias, pero los niños son experimentales con el mundo desde el nacimiento y no pueden saber lo doloroso que puede ser una caída, hasta que no se caen, necesitan experimentar, no es lo mismo estar atento para que la caída no sea peligrosa y otra muy diferente es evitar siempre que se caiga. Un adulto cargado de miedos y fobias, también es alguien sin límites, y entonces el niño de padres fóbicos es posible que o tiemble al ver una hormiga o justamente sea de esos niños que entran en las jaulas de los leones como una manera contra fóbica de escapar a lo terrorífico que le transmiten estos padres.
La autonomía es cuestión de tiempo y los padres muchas veces están apurados, de que todo lo hagan rápido, que se cambie rápido, que escriba rápido, que corra rápido, etc. Se olvidan que justamente la infancia tiene sus tiempos, que no es bueno siempre valorar en el chico todo lo que hace rápido y bien, sino también lo que costo y se logro con caídas y un arduo trabajo.
Los límites comienzan en los adultos que se limitan, que se calman solos y mantienen discursos coherentes con sus hijos. La vida no es blanca o negra, la vida tiene grises y el desarrollo y crianza de un hijo también, es como el cuidado de una planta, la regamos, la cuidamos, pero durante largo tiempo también nos alejamos y con paciencia la veremos crecer, mirándola de lejos, sabiendo que ahora nos necesita un poco menos.

La Pagina de Lujan no se responsabiliza por los comentarios emitidos. Los cuales son responsabilidad exclusiva de los usuarios.

Envió Hilo
Visitantes 5179161551791615517916155179161551791615517916155179161551791615






FALLECIDOS HOY
+ BRIAN EZEQUIEL CHOQUE CARDENAS