Logo LPL
Usuario Clave | Celular:+54 2323 613620| Fax (02323)432150 | NEXTEL ID: 655*118 | lapaginadelujan@hotmail.com
EL “MURMULLO” ES EL IMPUESTO QUE COBRA LA “ENVIDIA” AL “MÉRITO”
Cartas de lectores : POR RODOLFO TESONE
29/6/2013 8:13:37

Comienza una nueva campaña electoral anticuada y oportunista como siempre
Las personas siguen siendo prácticamente las mismas. Lo que cambia es la sociedad. Y ese cambio se expresa bien marcado cuando de necesidades se trata. Esto deberá conformar el ABC de cualquier político, pero no es así. En cada campaña proselitista, sea del partido que sea y sin distinguir entre un político y otro, los “candidatos o “precandidatos” caen en el mismo error: usar a la gente. (leer más)

Allá por 1997 le sucedió al entonces gobernador Eduardo Duhalde que recién notó el error cuando se realizó el recuento de votos. Duhalde con su esposa de la mano, creyó que unas miles de bolsas de comida, algunos terrenos, cambios superfluos en la educación y una secuencia fílmica de cortes de cintas, le daban por asegurado el triunfo. Se equivocó. Se aproxima una nueva elección y casi de modo gracioso vuelven a expresarse los mismo errores; no solo figuras de la política nacional. También en los “candidatos” o “precandidatos” locales. políticos que salen por debajo de las baldosas y se calzan el papel de candidatos “del pueblo” o “de la gente”, perdón señores, ¿qué hicieron ustedes “por el pueblo” o “por la gente” durante el tiempo extra proselitista? ¿Acaso en esa época no se sirvieron de la política para ganar sueldos de cinco cifras o más?
Creen, con una gran dosis de descaro, que la gente, nosotros somos un tanto lela. Que con solo verlos en épocas electorales basta para asegurarse el voto. No es sencillo describirlo, pero estaría entre lo risueño y lo hipócrita, esa manera de hacer política que tienen algunos candidatos que, crease o no, tienen en su agenda apuntando el día que “bajan” al barrio.
El barrio, la ciudad, la gente y la sociedad en general, vive y en muchos casos padece de manera continua, sin interrupciones y sin épocas en las que necesitan más o menos. Las necesidades y las falencias se sufren todos los días de campaña.
Los “candidatos” o “precandidatos” se acercan a los barrios o a las localidades días antes de las elecciones internas y semanas antes de los comicios generales. Realmente eso es una burla a la comunidad, una estrategia anticuada. Se creen que con reuniones oportunistas y pasacalles estratégicamente colocados pueden ganar la confianza de la gente.
La sociedad ansía la llegada o el despertar de políticos que estén con el pueblo durante todo el año. Que los acompañen en las problemáticas y traten de encontrar soluciones. Sólo basta recordar los principales conflictos que atravesó Luján en los últimos tiempos y repasar las presencias políticas. Hubo quienes estuvieron obligados, pero también hubo quienes miraron el problema desde la esquina sin el menos compromiso. Total, faltaba mucho para la próxima elección.
Tampoco es saludable aquel que se queda tranquilo en un sillón y sólo reparte entre amigos y militantes lo que la provincia le regala.
Es inevitable entonces que después surjan las quejas cuando la gente no cree en los políticos. Cuando se hace una frase común en decir “son todos iguales”. Y lo peor que es peor, cuando a la hora del sufragio la decisión repetida de gran parte de la sociedad sea “votar al menos malo” y que ese acta sólo sea “sacar una carta del mazo a ciegas”.

La Pagina de Lujan no se responsabiliza por los comentarios emitidos. Los cuales son responsabilidad exclusiva de los usuarios.

Envió Hilo
Visitantes 5180585051805850518058505180585051805850518058505180585051805850