Logo LPL
Usuario Clave | Celular:+54 2323 613620| Fax (02323)432150 | NEXTEL ID: 655*118 | lapaginadelujan@hotmail.com
EL “MURMULLO” ES EL IMPUESTO QUE COBRA LA “ENVIDIA” AL “MÉRITO”
Cartas de lectores : CARTA DE LECTORES - (Por el Dr. Rodolfo Tesone)
4/6/2012 20:36:33

Boudou es el Isidoro Cañones del Kirchnerismo

¿Para qué sirve un Vice? En los países en que se toman en serio el Estado de Derecho, la Constitución y todas esas pavadas, puede ser que sirva para algo. Acá no. En realidad, acá un Vice ha sido siempre un potencial conspirador. ¿Cuál es el deseo íntimo de un tipo que es elegido, por ejemplo, Vicepresidente? Respuesta: Que se caiga un piano en la cabeza de un Presidente. El famoso síndrome del arquero suplente. (leer más)

No es el caso del actual Vicepresidente porque el compañero trovador nacional popular, sin la Presidente, sería inmediatamente devorado por la jauría de peronistas, a quienes ya se les está haciendo agua la boca. Pero, en general, un Vicepresidente o un Vicegobernador es un tipo que no aporta nada, trae problemas y anda por ahí pavoneándose por los votos que sacó, como si los votos hubieran sido para él cuando en realidad, fueron para quien encabezó la fórmula de la que el Vicepresidente vino milagrosamente colgado. En el fondo no suma nada. La jefa con o sin Boudou, hubiera sacado la misma cantidad de votos que obtuvo.
A esta teoría también adhería, en su momento, el flamante compañero de la causa Nac. & Pop, Carlos Menem, quien a los dos años de asumir se sacó de encima a su Vice Duhalde, mandándolo en 1991 de Gobernador a la Provincia de Buenos Aires. Luego, con De La Rúa se reafirma esta idea, cuando Álvarez se fue a su casa al descubrir que la promesa de cambiar la corruptela menemista por transparencia y calidad institucional era sólo una jodita para Videomatch.
Duhalde gobernó sin Vice y mal no le fue. En 2003, el compañero jefe, por sugerencia de Duhalde, llevó en la fórmula a Scioli porque el compañero lancha era mucho más popular que él, pero una vez que ganó lo puso en un taper y lo mandó al freezer hasta que en 2007 lo fue a buscar y lo metió en un microondas para asegurarse la gobernación de la Provincia. Después le dio un golpecito de horno para recalentarlo como “candidato testimonial” en el 2009 y ahora lo quieren triturar (se sabe que no se puede volver a freezar algo que ya se descongeló). Y por eso, le pusieron a Mariotto de multiprocesadora, o mejor dicho, de Viceprocesadora. Difícil que el compañero Molinex tenga éxito en esta tarea. Si el Gobierno no se lleva puesta la Constitución para permitir la reelección indefinida, el camino de Scioli a la Rosada tiene pocos escollos.
Sólo los baches que le pueda dejar Macri, o un milagro del verdadero progresismo, o una hecatombe económica que pague Guillermo “El maldito” y arrase con todo el Kirchnerismo, Scioli incluído.
Tampoco funcionó Cobos. Aclaración, el hecho de que cuando Cobos desafiaba a la jefa le decían traidor, y ahora que Mariotto desafía a Scioli dicen que es un soldado de la causa nacional y popular, demuestra que la ética, los principios y los valores democráticos son cosas que en la Argentina no le importan un carajo a nadie y se acomodan a piacere.
Con Boudou, la cosa venía bastante bien hasta que Vanderfrula se hizo famoso. De hecho, “Mi Reina” había dicho que “por suerte tenía un Vice como la gente”, sin imaginar que semanas después extrañaría desesperadamente a Cobos.
Ante todo esto, es obvio que hay que eliminar el cargo urgentemente porque, tarde o temprano, los Vices te emputecen la vida. Y cuando mas encumbrado está, más difícil es bajarlo. Una cosa es el Vicepresidente de Independiente que lo corrieron con una simple patotita de barrabravas cariñosos que amenazaron con pegarle a las hijas, incendiarle la abuela y hervirle el gato, y otra cosa es el Vicepresidente de la República que no se quiere mover, no importa cuantas truchadas le descubran (y eso que le descubren una por día).
O sea que Boudou y Mariotto se han transformado en un problema para sus respectivas cabezas de fórmula, aunque hay que reconocer que son dos casos diferentes. Boudou es el típico “cheronca”, “mitad me copio en el colegio, mitad me traigo dos plasmas de Miami y le doy un cien al de la Aduana”. Un clásico personaje que bien pudiera interpretar Osvaldo Miranda, Santiago Bal, Jorge Martínez, Carlín Calvo, Fabián Gianola o Nico Vázquez, dependiendo de la época. Fácil de imaginar. Plano del tipo entrando al café del barrio: ¡¡muchachos me nombraron ministro, nos salvamos!! Boudou es el Isidoro Cañones del Kirchnerismo.
En cambio, Mariotto es otra cosa. El tipo habla de lucha, de armas, de combates, de enemigos, de batallas, de resistencia, se presenta como dueño del campo nacional y popular (¿lo habrá alambrado?) y declara que sólo responde a la Presidenta. Un personaje pintoresco de verdad al que habría que avisarle que los funcionarios electos deben responder a sus votantes, que ya no estamos en los ´70 y que ahora, por suerte, se puso de moda la democracia. Mariotto es un político en blanco y negro, como aquel personaje de Francella (¡Me estás cachando!). Atrasa 40 años. Esto es lo que la jefa mandó a la Provincia para serrucharle el piso a un tipo popular y civilizado como Scioli, quien a su vez es el resultado de un milagro único. ¿Quiénes fueron los hacedores del milagro Scioli? Dos ex menemistas: Menem y… ¡¡Él!! Para la jefa, Scioli es un bien ganancial y ambos son gobernantes con dos viceproblemas a cuestas.
Ni Ciccone, ni Vanderfrula, ni los departamentos en Puerto Madero, ni los amigos que se hicieron ricos en una semana, ni los pasajes, ni nada de esto tendría la menor importancia si no fuera, justamente, que Boudou es el Vicepresidente.
En cambio si fuera un humilde paseador de perros más de los que viven en una torre de Puerto Madero de 4000 dólares en metros cuadrados. El problema es el cargo. Si no hubiese vices, acá no hubiera pasado nada. Además la eliminación de los vices no afectaría el funcionamiento de ninguna cosa. Si es por dirigir el Senado con Caruso Lombardi alcanza y sobra. Por eso, esta es la oportunidad para terminar con el puesto de una buena vez y para siempre.
Si no lo quieren eliminar porque de golpe y porrazo les dio un ataque de amor institucional de respeto al Estado de derecho, de apego a la Constitución y todas esas excentricidades foráneas por lo menos exijamos que busquen vices que sirvan, que se callen la boca y que no rompan las pelotas ni a los gobernadores, ni a los presidentes, ni a “Las reinas”.

E l contenido de estas cartas son de pura responsabilidad de quién las envía: La Página de Luján

La Pagina de Lujan no se responsabiliza por los comentarios emitidos. Los cuales son responsabilidad exclusiva de los usuarios.

Envió Hilo
Visitantes 5184566151845661518456615184566151845661518456615184566151845661